( ... items )

3 formas de hacer Té Frío

Consejos para preparar té frío

En verano, nada más refrescante y energizante que un buen té frío. Félix Cisneros Rodríguez de Café Té Arte comparte unos interesantes consejos para preparar té frío de 3 formas diferentes. Hacer un té frío es la mejor opción para calmar tu sed en verano.

 

El té frío es una buena alternativa a las bebidas industriales cargadas de azúcares. El té además de saludable, es una infusión muy refrescante y natural. Con la llegada del verano el cuerpo nos empieza a pedir bebidas frescas, y el tomar una taza de té caliente bajo un sol abrasador no entra en nuestros gustos.

Pero tenemos una sana alternativa y es el prepararnos un delicioso té frío. Para hacer té frío podemos utilizar prácticamente todos los tipos de té (té negro, té rojo, té blanco, té verde) incluso también podemos hacerlo con Rooibos o infusiones de frutas. Estas últimas son muy recomendables para los niños y las personas mayores.

Vamos a enseñar tres formas de preparar té frío, elige la que más te guste:

En infusión: Realiza la infusión de la manera habitual y déjalo enfriar en la nevera.

Infusión concentrada: Realiza la infusión de manera habitual pero en menor cantidad de agua. Una vez pasado el tiempo de infusión, retira el té y complétala con hielos ¡así la enfriarás rápidamente!.

Maceración: Pon en una jarra la cantidad de té necesaria (4 ó 5 cucharadas por litro), rellénala con agua del tiempo y añade azúcar o miel (si es que te gusta endulzarlo, claro). Deja la jarra en la nevera durante toda la noche (8-9 horas) y, a la mañana siguiente, retira las hojas de té, remueve y... ¡listo para tomar durante todo el día!.